Experiencia

Repaso rápido. 1-2-3: Comencemos.

Todo empezó cuando fui adolescente: a los 15 años, fui redactor freelance para pequeños blogs sobre videojuegos y tecnología. Esto me daba la oportunidad de experimentar con pequeños gastos, como web hostings, dominios, etc. Mi interés por la web crecía.

Con actitud (¿y aptitud?) autodidacta comencé a aprender sobre HTML/CSS y cómo se construye la web. Así también, con mi curiosidad enfocada en los blogs (debido a mi reciente experiencia redactando), me dirigió a plataformas de manejos de contenidos (CMS). Con estos intereses como guía, fui haciendo varios experimentos.

Uno de estos experimentos (un blog de música con varios colaboradores, a quienes agradezco de corazón) llegó a la persona que estaría encargada de re-hacer el sitio web oficial de la CONMEBOL. Un día, recibo un llamado para una posible entrevista. Tenía 16, y estaba en el último año de mi educación secundaria. Resumen: permiso especial por parte del colegio para ser junior web designer y asistir solamente a los exámenes finales. Mi aprendizaje a mi cargo. Luego de unos meses de distintas ediciones al sitio web y con contactos diarios con el encargado del servidor en Ucrania, me enfoqué en terminar el bachillerato.

Al año siguiente, me vuelven a llamar desde la Confederación para ayudar con las redes sociales. Por unos meses, estuvo a mi cargo cubrir en social media grandes eventos, como los sorteos de la Copa América 2015 y el sorteo de la Copa Libertadores 2015. Emoji de pelota de fútbol.

A partir del año 2016, he venido realizando trabajos como freelancer. Uno de los más destacados sería el desarrollo de un chatbot para Facebook Messenger, para la ONG Plan International Paraguay, realizado con fondos de la Unión Europea.

Pero luego 2017 llegó con una nueva etapa: formar parte de Lienzo, una agencia digital. Allí daría una mano como web designer, creando sitios para marcas muy importantes, así como para un candidato presidencial.

Estar presente en Lienzo formó lazos fuertes, tornándose en un nuevo desafío: co-fundar con mis compañeros Random Sounds, una empresa de distribución digital de música.

Con Sounds, aprendí muchísimo sobre el ecosistema de startups a nivel nacional e internacional. Alcanzaríamos a ganar la competencia de startups InnovandoPY de la Secretaría de TICs de Paraguay, con un premio de aproximadamente nueve mil dólares en inversión sin retorno. Así también, formamos parte y fuimos graduados de la Startup School de Y Combinator, donde tuvimos como advisor a un CEO de una compañía de videojuegos de California, financiada por Supercell.

¿La conclusión? Ayudar a más de cien artistas del Paraguay, distribuyendo sus canciones a las principales plataformas de streaming, y así también darles una mano para cobrar sus respectivas regalías (por un valor de más de veinticinco mil dólares). Satisfecho con el trabajo, dejé Sounds para buscar nuevos aires y nuevas perspectivas.

Desde ahora, mi interés es principalmente el diseño enfocado en y para todas las personas, en todas sus aristas. Es así como con Enmanuel Lezcano firmamos nuestros diseños como enmaienma, una suma de nuestros puntos de vista.

Esta es mi historia. La sigo escribiendo.